¡Aglutinante de CO2 de polvo de piedra!

Abordar el calentamiento con polvo de piedra

“Fertilizando” masivamente las tierras de cultivo con roca triturada, podríamos eliminar grandes cantidades de carbono de la atmósfera. En teoria.

Para limitar el calentamiento global a dos grados centígrados, ya no basta con detener las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. También necesitaremos eliminar el carbono de la atmósfera. Esparciendo polvo de piedra triturada en suelos agrícolas, podríamos eliminar entre 500 y 2000 millones de toneladas de CO2 del aire cada año, según calcula un equipo internacional de científicos en Nature.

En concreto, se trata de rocas como el basalto, que contienen silicatos. Esos minerales reaccionan con el CO2 del aire cuando se desgastan en condiciones de humedad. En el proceso, el carbono se convierte en iones de bicarbonato ( HCO3- ), que eventualmente terminan en el océano a través del agua de lluvia. Allí, parte del carbono termina como carbonato de calcio ( CaCO3 ) en conchas, crustáceos y corales, y cuando mueren, eventualmente en el fondo del mar.

“En la naturaleza, este proceso es muy lento”, afirma el biólogo Ivan Janssens (UAntwerpen), que colaboró ​​en el estudio. “Pero podemos acelerar la erosión moliendo finamente los restos de roca, lo que permite que más silicatos interactúen con el CO2 “. Los investigadores ven en este enfoque una forma de eliminar carbono de la atmósfera a gran escala y así frenar el calentamiento global.

Sin competencia

Según sus cálculos, el potencial de esta tecnología es mayor en China, Estados Unidos e India, países con grandes extensiones de tierra agrícola y, casualmente, los mayores emisores de gases de efecto invernadero. En Europa, las posibilidades son más limitadas debido a la menor superficie agrícola. Sin embargo, los cinco países con mayor potencial -incluidos Alemania, España y Polonia- podrían absorber alrededor de un tercio del CO2 anual de Europa del aire.

“La gran ventaja es que no es necesario elegir entre el uso de la tierra para alimentos, cultivos energéticos o bosques”, biólogo Ivan Janssens (UAntwerpen)

Los científicos señalan que el potencial de la erosión acelerada es similar al de técnicas más conocidas, como la (re)forestación, la introducción de más materia orgánica en los suelos agrícolas y el cultivo de cultivos energéticos combinados con la captura y el almacenamiento de carbono. “La gran ventaja aquí es que no hay competencia por la tierra”, afirma Janssens. ‘No es necesario elegir entre utilizar la tierra para alimentos, cultivos energéticos o bosques. Porque todavía se pueden cultivar alimentos en los suelos “fertilizados”. Como también se añaden otros micronutrientes como zinc y selenio, y como los minerales también ayudan a combatir el estrés por sequía y la acidificación, esperamos incluso un efecto positivo en la producción de alimentos.’

Ladrillo y hormigón

La tecnología no es del todo nueva. La harina de piedra ya se utiliza como acondicionador del suelo en la agricultura ecológica, entre otras aplicaciones. “La diferencia está en la escala”, dice Janssens. “Partimos de una tasa de aplicación anual de 40 toneladas por hectárea.” ¿De dónde debería venir todo ese polvo de piedra? “No existe ninguna intención de extraer rocas masivas que contengan silicatos específicamente para este fin”, afirmó Janssens. ‘Pero hay grandes cantidades de escombros disponibles en todo el mundo como subproducto de la minería. También se pueden aprovechar perfectamente algunos residuos de la industria del metal e incluso ladrillos triturados y hormigón.’

¿Cuánto debería costar eso? Los investigadores estimaron que, dependiendo de los costos de mano de obra y energía por país, costaría entre 75 y 250 dólares eliminar una tonelada de CO2 del aire con erosión acelerada, y que este costo disminuiría a medida que la técnica se adoptara más ampliamente. Según proyecciones del Banco Mundial, el precio de emitir una tonelada de CO2 será de entre 100 y 150 dólares en 2050. En ese caso, la tecnología se volvería rentable en muchos lugares, más rápidamente en países emergentes como India, China, Indonesia y Brasil.

Gran incertidumbre

Los científicos determinaron el potencial de la erosión acelerada basándose en modelos y pruebas de laboratorio. Las pruebas de laboratorio incluyen observar qué tan rápido se desgastan las rocas en la tierra para macetas y cuánto carbono se almacena en el proceso. Entre otras cosas, los modelos tienen en cuenta la cantidad de tierras de cultivo y la proximidad a rocas adecuadas: no tiene mucho sentido transportar escombros de roca miles de kilómetros. “La incertidumbre es enorme”, reconoce Janssens. “Necesitamos desesperadamente pruebas de campo para comprender mejor la rapidez con la que se producen estos procesos en la práctica y cómo podemos acelerarlos”.

“Incluso si reducimos las emisiones de CO2 a cero para 2050, ya no podremos mantener el calentamiento por debajo de los dos grados centígrados”, afirmó Janssens. «Para ello tendríamos que eliminar el exceso de CO2 del aire. Según el IPCC, hasta 10 mil millones de toneladas anuales para la segunda mitad de este siglo. Necesitaremos todas las técnicas posibles para eso. Cuanto antes empecemos a hacerlo, menos probable será que el calentamiento supere puntos de inflexión peligrosos.

Salvado de roca organífera

Disponemos de una gran variedad de tallos de roca diferentes en nuestro surtido. Así, tanto la harina de lava (harina de basalto) como el polvo de lava tienen silicatos y contribuyen a la unión del Co2.